Tarjetas de Crédito y Financiación en Socios #11

Enlace a mi artículo Cómo nos financian las tarjetas?

http://issuu.com/sociosonline/docs/s11-issuu/76?e=13064475/14146553

Cómo nos financian las tarjetas?

Mitos, hechos y causas en la financiación más presente.

Constituyen uno de los medios de pago más comunes en el mundo. Existen desde tarjetas de alcance regional, nacional o internacional. Más allá del status que en pasados tiempos brindaba su tenencia, la flexibilidad y simpleza las mantiene. Hasta China, un mercado dominado por tarjetas relacionadas con el Estado, en Octubre pasado permitió el ingreso de Visa y Mastercard.

Su origen

Cuentan los memoriosos en los 50’ Frank X McNamara, quien era director de una compañía de crédito en Nueva York, fue a cenar con unos colegas del mundo financiero para discutir las dificultades de la inserción de los productos del ramo. A la hora de pagar, se dio cuenta del olvido de su billetera. Mas allá de la vergüenza del momento y de tener que pasar al otro día a pagar, este director se percató de una necesidad.

¿Podría existir la manera de hacer una compra sin dinero y sin un conocimiento directo del cliente? De esta manera creó lo que conocemos como tarjeta de crédito , que en sus inicios no era más que un documento que autorizaba a cenar sin pagar inmediatamente en un restaurant, por ello su nombre “Diners Club”. Diners fue la primera tarjeta de crédito de un mercado donde llegarán luego Visa, MasterCard, American Express entre otras.

Cómo funcionan:

Su operatoria es en principio simple: un banco o entidad financiera otorga la tarjeta al usuario de acuerdo a la capacidad económica que dicho usuario demuestra. La entidad otorgante es quien cancelará las deudas que se contraigan por el uso de la tarjeta con los proveedores de bienes y servicios. Y en un período más o menos breve el usuario hará lo propio con la entidad financiera.

El momento de Comprar

Las tarjetas de crédito permiten la financiación de múltiples compras de bienes y servicios. Al momento de la compra, o en algunos casos luego, se selecciona la cantidad de cuotas o modalidad de pago. De manera habitual las compras pueden tener diferencias financieras, tanto recargos como descuentos, lo cual siempre sesga o condiciona las decisiones de compra

Cupo de Crédito, Titulares y Adicionales

El nivel de crédito disponible para el usuario es calculado sobre la capacidad de repago de los consumos, usualmente el banco emisor es quien cuenta con dicha información y lo determina. De igual manera determinados convenios de entidades con empleadores o entidades intermedias pueden otorgar cupos de consumo elevados a priori, con el riesgo financiero que ello implica para las partes.

El usuario o titular de la tarjeta puede obtener tarjetas para los usuarios que considere, con la particularidad que sobre ellos no se realiza en análisis de capacidad financiera, pues los consumos se detraen del cupo determinado para el titular.

Y a la hora de pagar…

Las operaciones mensuales de una tarjeta de crédito tienen un vencimiento en la primera quincena del mes siguiente, aunque generalmente el cómputo de las operaciones es de la cuarta semana de un mes a la tercera del siguiente. El día a partir del cual las operaciones son computables para el mes siguiente se denomina “día de Cierre”.

A diferencia de otro tipo de deudas, el usuario de tarjetas de crédito recibe en su resumen una opción por demás tentadora: para seguir usando la tarjeta no necesita cancela todas las deudas contraídas sino un críptico concepto denominado mínimo.

El pago del mínimo no es más ni menos que una refinanciación de la deuda, ahora sí con cargos financieros de intereses y demás que siempre ha resultado bastante caro u oneroso. Su valor puede ser calculado como un porcentaje de los consumos en relación al cupo de crédito o bien con fórmulas más intrincadas que relacionan pagos pasados, compras actuales y saldos deudores. El modo de pago de un mes afecta el crédito del mes siguiente, se va limitando el cupo cuanto mayor sea la parte refinanciada.

Si bien las tasas, tal como decíamos en esta columna en otras ocasiones, no son más que un precio del mercado, este precio resulta bastante gravoso para el usuario, siendo ésta una característica histórica del financiamiento por tarjetas de crédito. Para una correcta comparación entre alternativas, sin ser un experto en finanzas, deberíamos observar siempre las tasas efectivas (por ejemplo Tasa Efectiva Anual) y el Costo financiero Total, siendo ambas informaciones las más aptas para decidir. Actualmente existen topes para el valore de las tasas impuestos por el BCRA, que mantiene las TEA alrededor del 50%.

Del otro lado del mostrador

Los comercios y empresas que financian sus ventas con tarjetas de créditos están dentro de la clásica historia de la espada de Damocles, quien quería ocupar el trono sin saber que pendiendo de un hilo estaba una espada que podía liquidarlo. La disyuntiva está en si el aumento de las ventas justifica la asunción del costo financiero (o el traslado a los precios con las dificultades que ello genera), teniendo en cuenta que para las operaciones normales los costos pueden llegar hasta un 30% por los diversos cargos.

Las ventajas están dadas también por la transferencia del riesgo de crédito hacia las emisoras de tarjetas y la posibilidad de ver acreditada la venta neta en pocos días.

Por lo que observamos en la realidad, salvo en grandes crisis o inestabilidades, la posibilidad de ventas con tarjeta tiene más beneficios que perjuicios y supone un aumento en los clientes potenciales.

Ampliando los límites y la presencia en Internet.

El comercio en internet es uno de los más beneficiados con el uso de tarjetas de crédito. La robustez en términos de seguridad que han demostrado las millones de transacciones diarias, ha logrado una expansión exponencial del comercio y sistema de pagos electrónicos.

La operatoria de las tarjetas ha superado el umbral de la cancelación de las cuentas pasadas, actualmente permite la transferencia de dinero entre personas, el adelanto de efectivo en cajeros alrededor del mundo y hasta la garantía de operaciones como puede ser el alquiler de un auto o los consumos de una habitación de hotel.

Para el cierre, una historia de Argentina…

La actual tarjeta naranja no nació como una entidad financiera, sino que era la línea de Crédito de una casa de venta de indumentaria y artículos deportivos en Córdoba, Salto 96. Con el transcurso del tiempo la especialización y la rentabilidad del ramo hicieron que la propia actividad de la empresa fuera la financiera. Para quienes tengan a mano el plástico de esta tarjeta verán un holograma con el número 96, y éste es el origen de tal logo en el cuerpo de la misma.

El financiamiento por tarjeta de Crédito radica su ventaja en la flexibilidad, sus contras están dadas por las tasas de financiamiento y por la pérdida de la perspectiva financiera en cuanto a deudas adquiridas por parte del usuario.

Tal como sucede con muchas decisiones financieras, su uso prudente puede significarnos una gran ventaja.

Párrafo aparte: Financiamiento de Saldos y sistemas

En múltiples ocasiones las tarjetas , como así otros instrumentos de pago o entidades financieras nos ofrecen la cancelación de deudas en cuotas. Suelen hablar de los sistemas de amortización, analizaremos los más comunes y claros desde el punto de vista financiero:

Los sistemas de amortización que vamos a ver tienen dos componentes en sus cuotas, interés (que se calcula sobre el saldo adeudado) y capital (lo que en finanzas se llama amortización real),

Sistema Francés, es el sistema de cuotas fijas o constantes. La proporción interna entre capital e interés varía pero en el valor total las cuotas son las mismas. La carga de intereses va decreciendo con cada cuota, dado que la deuda disminuye conforme se realizan los pagos.

Sistema Alemán, es un sistema de cuotas variables. La parte de capital que se cancela en cada cuota es constante y disminuyen los intereses, tal como en el caso del francés. La disminución de la cuota en este sistema es constante y equivale al producto entre la parte de capital de cada cuota (amortización real) y la tasa de interés vigente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s