Augusto Cicaré la historia del emprendedor que hace helicópteros desde Saladillo para el mundo

Creó su primer prototipo a los diecisiete años y hoy exporta a cuatro continentes; además, su entrenador de vuelo es utilizado por fuerzas de seguridad y escuelas de pilotos en todo el mundo; por qué llamó la atención de los presidentes Arturo Illia y Mauricio Macri

Augusto Cicaré tenía cuatro años cuando vio una edición de la revista Mecánica Popular con fotos que le llamaron la atención: unos artefactos estaban volando, pero no eran los aviones que tanto le gustaban. Le pidió a su madre que le leyera el artículo: “Es un aparato que está desarrollando un ruso que ahora vive en Estados Unidos. Se llama helicóptero, puede despegar desde el patio de casa, volar igual que un avión y volver a descender”, describió María Anunciada Ercoli. Era 1941 y en ese mismo momento prometió que iba a construir uno cuando fuera grande. Su madre intentó no desanimarlo: “¿Por qué no, hijo? Si este señor pudo, vos también podés”.

El señor al que se refería era nada menos que Igor Sikorsky, el primer constructor de helicópteros en serie, exiliado en suelo norteamericano tras la revolución rusa de 1917. Seguir sus pasos no sería nada sencillo, pero la escena doméstica fue premonitoria: 50 años más tarde, mientras se encontraba en el mayor festival aéreo del mundo, en Oshkosh (Wisconsin, Estados Unidos), Cicaré se topó con otro ejemplar de la misma publicación: esta vez tenía un helicóptero suyo en la tapa.

Así, desde Saladillo conquistó el mundo. Y la ciudad se lo supo reconocer: al ingresar allí, tras recorrer unos 180 kilómetros por la ruta nacional 205, una calle que lleva su nombre desemboca en la fábrica donde nacen los artefactos que tiene la firma de este emprendedor que nació hace 79 años en la localidad de Polvaredas, a tan sólo 29 kilómetros de allí.

Las oficinas son sencillas y el hangar de desarrollo de los nuevos prototipos es tan pulcro como un quirófano. “Ahora los recibe Pirincho”, anuncia la secretaria, quien lo llama por el apodo con el que lo bautizó un tío, y conduce a la nacion por un breve recorrido por la fábrica hasta llegar a un segundo hangar, donde conviven los primeros prototipos con modelos de última generación.

Es ahí mismo donde, desde hace 11 años, fabrica helicópteros en serie. En 2016, la empresa produjo 20 unidades y este año tiene proyectado fabricar entre 30 y 35. También tiene en carpeta la construcción de un hangar nuevo que le permitirá duplicar la capacidad de la planta para llevarla a un volumen de 80 unidades por año en 2019. Además, cuenta con 30 empleados, pero ya planea expandir la plantilla a 40.

Casi el 80% de la producción se exporta. El mercado asiático se lleva un 40%; Europa, un 30%; Estados Unidos, un 15%, y el restante 15% va a Oceanía y Sudamérica.

El 60% de las ventas proviene de los modelos Cicaré 8 y Cicaré 12 (ambos biplazas) y el Cicaré 7 (monoplaza), que cuestan entre US$ 76.200 y US$ 153.300. El restante 40% se origina en la comercialización de entrenadores de vuelo para las fuerzas de seguridad nacionales y para entrenamiento privado en el exterior, ya que cuentan con certificación para los Estados Unidos, Europa y China.

Crecer de golpe

Foto: Sebastián Rodeiro

Pero el camino no fue fácil. El tío de Cicaré era tornero y, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, las principales automotrices no estaban fabricando repuestos, con lo cual no daba abasto reparando piezas. Entonces Pirincho, que por aquel entonces tenía unos diez años, comenzó a ayudarlo en el taller. En el colegio tenía las notas más bajas, el problema era que no estudiaba. No bien salía de la escuela se iba derecho al taller, sin comer nada.

Los sueños de que terminara la escuela y fuera ingeniero se vieron truncados cuando su padre se enfermó y no pudo continuar estudiando. Tenía once años, era el mayor de cinco hermanos (le seguían Hugo, María, Elba y José María) y todavía recuerda las palabras de su madre: “Vas a tener que ir al campo a trabajar”. Su respuesta la desconcertó, pero ella terminó accediendo. “No mamá, a mí eso no me gusta. Comprale las herramientas al tío y yo sigo con sus clientes.”

La entonces pujante fábrica de automóviles y electrodomésticos SIAM había contratado al tío y el pueblo se quedaba sin tornero. Así fue como Pirincho se hizo cargo del taller. Recuerda entre risas que debía subirse a un cajón porque no llegaba al banco de las herramientas y cuando las piezas eran muy pesadas los clientes lo ayudaban a subirlas.

En aquel entonces en Polvaredas no había luz eléctrica y por ese paraje de 200 habitantes sólo pasaba el ferrocarril. “Hoy ni eso”, se lamenta. Fue así como, por necesidad, fabricó un pequeño motor a nafta que hacía funcionar el lavarropas de su madre. “Funcionaba con una hélice, pero los días de viento no podía lavar, entonces decidí hacer el motorcito. Yo sabía que si quería armar el helicóptero me iba a tener que hacer mi propio motor, porque plata para comprar uno no había, así que iba practicando”, relata.

Además, para hacer funcionar las máquinas del taller fabricó un motor diesel y los chacareros de la zona le empezaron a pedir que les armara uno igual para sus grupos electrógenos. Le llevaba tiempo, pero siempre les cumplía.

Así fue como el proyecto empezó a tomar forma. A medida que iba construyendo las piezas para el helicóptero, las guardaba en un armario. Sólo su madre estaba enterada. “Tenía miedo de que alguien las viera y me tratara de loco”, sonríe.

En una oportunidad llegó a la tornería un vecino de la zona que era piloto de avión y conocía del tema. Cicaré se fue soltando y le comentó que tenía ganas de fabricar un helicóptero, aunque por miedo a que le pidiera verlas no le comentó que tenía piezas ya fabricadas. “¿Vos sabés lo complicado que es? Te vas a romper la cabeza pibe, hacé un avión que es más fácil”, le dijo el piloto. Pero el emprendedor le retrucó: “Para hacer algo más fácil puedo hacer cualquier otra cosa, yo lo que quiero es hacer un helicóptero. Si Sikorsky pudo, ¿por qué yo no?”. Las palabras de su madre resonaban nuevamente aquella tarde.

Pasó el tiempo y el piloto vio en vuelo uno de los primeros prototipos de Cicaré y recordó aquella charla: “Te pido disculpas, ¡no estabas tan loco!”, le dijo.

Pirincho nunca pensó en contratar a un piloto profesional para que pruebe sus prototipos. “Siempre los volé yo, de manera autodidacta”, afirma. A la primera versión la ató con cuatro cadenas al piso para que, en el caso de que se desestabilizara, las palas del rotor no tocaran el piso y no se destruyera el helicóptero. “Mi preocupación era probarlo sin romperlo. Me había costado mucho tiempo y esfuerzo armarlo”, recuerda. Tenía 21 años.

Al primer prototipo le faltó potencia, pero se despegó del suelo. “Para todos fue un fracaso. Para mí, un éxito total… ¡volaba!”, se entusiasma. Y no bien se bajó del aparato le dijo a su hermano que iba a fabricar un motor con el doble de potencia.

Cuando probó la nueva versión, la sensación fue totalmente distinta. “Me costó un poquito tomarle la mano y pilotearlo, pero una vez que lo estabilicé, jugaba dentro de lo que me permitían las cadenas”, recuerda. Una vez que quedaban libres de tensión, era una clara señal de que el helicóptero estaba volando. “Hacía vuelos como de perdiz, ahí cerquita, me temblaban las piernas. La emoción que sentí era increíble”, explica con la misma pasión de aquellos días.

“Acá me meten preso”

Foto: Sebastián Rodeiro

En ese entonces, Cicaré se enteró por el diario que la Fuerza Aérea había comprado los primeros Sikorsky S-51. “Eran una belleza, me fui hasta la base de José C. Paz y no me dejaron entrar, precisaba un permiso. ¡Yo quería ver un helicóptero en persona!”, se lamenta.

Al poco tiempo, llegaron al despacho del presidente Arturo Illia imágenes en súper ocho y fotografías tomadas por el camarógrafo de presidencia de Cicaré volando el primer prototipo. Y eso bastó para que el jefe de la base aérea fuera a verlo. Cuando vio al Sikorsky, aquel mismo que no había podido ver de cerca un tiempo atrás, aterrizar en su taller, pensó: “Acá me meten preso”.

El primer prototipo no contaba con ningún tipo de certificación, había sido fabricado con caños de luz, fierros de maquinaria agrícola e incluso barrales de bronce de una cama que pertenecía a su madre cuando aún era soltera. El motor estaba hecho con fundición de chatarra. La reacción del funcionario descartó los temores. No sólo lo felicitó, sino que le pregunto qué precisaba. Fue así como Cicaré se instaló en la fábrica militar de aviones durante tres meses para trabajar en un helicóptero íntegramente nacional. Pero cuando estalló el golpe de 1966, la nueva conducción decidió no continuar con el proyecto. Cargaron todo en un camión y lo mandaron de vuelta a Polvaredas.

Cicaré prefiere que lo llamen constructor más que inventor. “Inventor es el que crea algo que no existía. El inventor del helicóptero es Leonardo Da Vinci”, define. No obstante, Cicaré tiene registradas dos patentes. Una de ellas es una pieza que reemplaza el plato oscilante que utiliza la mayoría de los helicópteros. “Para mí resultaba una pieza tan sencilla que hasta me da vergüenza decir que es un invento”, aclara con humildad. El otro es el entrenador de vuelo, que, a diferencia de un simulador, que es virtual, permite pilotear un helicóptero real, semicautivo.

En los Estados Unidos ya está certificado su uso para que diez de las cuarenta horas que componen el curso de helicóptero puedan realizarse en él. Hoy, todos los pilotos de la Policía Federal en actividad han hecho el curso en su invento y también ha sido adquirido por la Fuerza Aérea y el Ejército. Como dato llamativo, en China compraron muchas unidades Cicaré, puesto que la actividad aérea civil está prohibida, y el entrenador es utilizado para formarse a la espera de que se permita el desarrollo de la actividad.

Por el dispositivo, Cicaré ganó el primer premio del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI) y luego la medalla de oro al mejor invento en el Salón Internacional de los Inventos en Ginebra. Fue allí que lo vio un lord inglés, quien compró un entrenador para instalarlo en su castillo y divertirse con sus amigos. Luego recibió órdenes de compra de diferentes lugares.

Un capítulo aparte merece su relación de amistad y admiración mutua con Juan Manuel Fangio. En 1969, “el Chueco” dijo de su amigo: “Cicaré es uno de esos raros hombres que con su forma de sudor y talento les sobra para desarrollar obras que proyecten a su patria”. Al volverla a escuchar 48 años después, Cicaré se emociona y afirma que cuando alguien tiene una idea o un sueño tiene que encargarse de demostrar que sí se puede concretar, al menos con una maqueta. “En un dibujo todo es posible, pero luego hay que ponerlo en práctica”, comenta quien en 1974 se casó con Isabel Ponce y tuvo tres hijos: Fernando (hoy director y CEO de la empresa), Juan Manuel (ingeniero agrónomo) y Alfonso. Los tres trabajan actualmente en la compañía.

Otro factor determinante, afirma Cicaré, es el sacrificio y el esfuerzo. “Le he robado muchas horas al sueño. A veces venía mi madre a las tres de la mañana con un vaso de leche o algo para comer porque no había cenado para seguir trabajando en alguna pieza”, rememora.

La historia de Augusto Cicaré es también la historia de un Estado ausente. Desde aquel apoyo por parte de la fábrica militar de aviones durante el gobierno de Illia, la empresa no había tenido ayudas concretas más allá de algún proyecto frustrado por los cambios de autoridades o del oportunismo electoral, cuyas promesas se las lleva el viento.

En 2015, antes de ser presidente, Mauricio Macri se presentó en la fábrica y quedó sorprendido por los desarrollos. Preguntó si había demanda por los helicópteros y entonces Fernando le comentó que efectivamente había demanda, tanto de los helicópteros como de los entrenadores de vuelo en diferentes mercados alrededor del mundo, pero que la capacidad de la fábrica sólo les permitía construir entre 10 y 12 unidades por año. “Entonces hay que producir más, construir una fábrica más grande. Si llego a presidente me comprometo a apoyarlo, por lo menos tiene que producir 50 o 100 unidades anuales”, dijo Macri.

En octubre último, al inaugurar el 52° Coloquio de IDEA en Mar del Plata, ya como presidente, Macri citó Cicaré como un ejemplo a seguir y a su empresa como una de las tantas que había que apuntalar para que puedan crecer. “Yo no estaba viendo la televisión, me llamaron para contarme y me dijeron: «Hasta te nombró como Pirincho». Pensé que me estaban cargando. Pero cuando llegué esa noche a casa, puse la televisión y ahí lo vi… ¡no lo podía creer! Eso me dio fuerzas para seguir adelante, me puse a pensar en los nuevos proyectos que tengo”, se entusiasma, y remata: “Soy muy creyente y paso todas las mañanas antes de venir a la fábrica a rezarle a la Virgen de Loreto [patrona de la aeronáutica] y le pido que me dé unos cuantos años más de vida, porque todavía hay muchas cosas interesantes por hacer”.

Una vida de logros

Del primer prototipo a un presente de éxito y reconocimiento internacional

Descubrimiento: Augusto Cicaré tenía cuatro años cuando vio un helicóptero por primera vez en la revista Mecánica Popular

Primer prototipo: Con 21 años, cumple el sueño de su vida, logra volar un helicóptero fabricado con sus propias manos. Con el tiempo los iría perfeccionando

Entrenador de vuelo: El dispositivo diseñado por Cicaré permite a los pilotos aprender a volar con un helicóptero real sin correr riesgos. La invención le valió la medalla de oro en el Salón de Ginebra

Producción en serie: Desde hace más de 11 años que la empresa comercializa sus helicópteros. Hoy cuenta con dos modelos biplaza y un monoplaza

Exportaciones: El 80% de la producción se destina al mercado internacional, principalmente Asia y Europa. También comercializan en Sudamérica y Oceanía

Planes de expansión: Con financiamiento del BICE y del Fondear proyecta construir un nuevo hangar para duplicar la capacidad de la planta a 80 unidades

fuente: http://www.lanacion.com.ar/1984605-augusto-cicare-la-historia-del-emprendedor-que-hace-helicopteros-desde-saladillo-para-el-mundo

Trucos ocultos de Excel y atajos que seguro que no conoces

¿Usas habitualmente Microsoft Excel? Existen diversas funciones y atajos escondidos que no son puestos en práctica por demasiados usuarios y que pueden ahorrarte esfuerzo de forma notable a la hora de utilizar este popular programa informático.

La mayor parte de personas, por motivos de estudio, trabajo, gestión o contabilidad emplea el programa Excel de manera regular, pero pocas personas conocen los atajos y “truquillos” que pueden aplicarse al uso de esta herramienta para ahorrar tiempo, esfuerzo y desesperación. La próxima vez  que te enfrentes a una hoja de cálculo ten en cuenta los siguientes trucos ocultos de Excel y atajos, seguro que lo agradecerás.

Este programa de hoja de cálculo forma parte de la suite ofimática Microsoft Office, y es junto a Word uno de los más utilizados, además de ser una de las competencias más demandadas en las ofertas de trabajo. Sin embargo, tener un nivel avanzado de esta herramienta de Excel no es un proceso sencillo, ya que es una aplicación compleja y con una amplia serie de funciones, que evoluciona constantemente. Para que puedas sacarle el máximo partido a este programa, presta atención a los siguientes trucos y atajos prácticos. 

13 trucos y atajos prácticos para utilizar en Excel

  • Seleccionar todo con un solo clic: Lo más habitual para seleccionar a la vez varias celdas es utilizar el comando “Ctrl + A” en Windows o “Cmd + A” en Mac OS X. Sin embargo, dentro de la propia herramienta de Excel hay un modo más fácil de hacerlo. En la esquina superior derecha encontrarás un botón con el que tan solo con pulsar sobre él podrás seleccionar todo el archivo.
  • Menú con atajos personalizados: Habitualmente, en el menú superior hallarás los atajos denominados “Guardar”, “Deshacer” y “Rehacer”. No obstante, puedes añadir más en este mismo menú, como por “Cortar”, “Pegar” o “Copiar”. Accede a esta funcionalidad a través de Archivo > Opciones > Barra de herramientas de acceso rápido, y agrega todas las opciones que lo desees. Una vez guardadas, los iconos aparecerán en el menú superior.
  • Insertar más de una fila o columna a la vez: Insertarlas una por una supone una gran pérdida de tiempo. Para poder hacerlo de manera simultánea, arrastra el cursor y selecciona la cantidad de filas o columnas que precises añadir. A continuación, haz clic en el botón derecho sobre del área seleccionada y pulsa “insertar”.
  • Abrir varios archivos a la vez: Si quieres trabajar con varios archivos de forma simultánea -algo que favorece en gran medida tu productividad– puedes abrirlos a la vez sin tener que que ir uno por uno. Para ello, debes seleccionar todos los archivos y pulsar “Enter”. Así, todos se abrirán con un solo clic.
  • Repetir el contenido de la celda superior: Si deseas escribir dentro de una celda el mismo contenido que en la celda inmediatamente superior a la misma, la vía más cómoda y rápida es presionando “CTRL” y “apóstrofe. En el caso de Mac OS X debes sustituir “Ctrl” por “Cmd”.
  • Línea diagonal en una celda: Muchos usuarios del programa de Microsoft se desesperan para hallar la línea diagonal e insertarla en la celda de su hoja de cálculo. Debes dirigirte a Inicio > Formato de celdas > Bordes > Más bordes. En ese lugar hallarás la línea diagonal, pulsa sobre ella, guárdala, y a partir de entonces ya podrás añadirla en las celdas siempre que lo necesites.
  • Insertar comentarios en las celdas: Excel te permite añadir anotaciones en las celdas que nos sirven de guía a la hora de editar los documentos. Para ello pulsa simultáneamente “Mayúsculas” y “F2” dentro de la celda deseada y aparecerá el cuadro de comentario para que lo rellenes a tu gusto.

Las 7 mejores webs de trucos y consejos de Excel

  • Poner la fecha y hora de forma automática: Si presionamos “Ctrl” y “:”aparecerá la fecha y la hora automáticamente en la celda sobre la que tengamos situado el cursor.
  • Pasar un contenido a cursiva: Si quieres pasar el texto de la celda a cursiva basta con seleccionarlo y pulsar sobre él “Ctrl” + “K”.
  • Pasar un contenido a negrita:  Si quieres pasar el texto de la celda a negrita basta con seleccionarlo y pulsar sobre él  “Ctrl” + “N”.
  • Subrayar el contenido: Para subrayar sin tener que usar la barra de herramientas basta con seleccionar el texto y pulsar sobre él “Ctrl” + “S”.
  • Repetir la última acción realizada sobre una celda: Solamente tienes que pulsar la tecla “F4″. Dicha función reproducirá la última acción que hayas realizado en la celda que ahora esté activa -ya sea cambiar el color, aplicar un borde, formatear una fuente, etc-. Así, podrás repetir tantas veces como quieras cualquier acción aplicada a otra parte del documento.
  • Eliminar todo el contenido existente en las celdas: Pulsa “Alt” más H, E o A, lo que te permitirá eliminar todo el contenido que hay en las celdas como el texto, formato, enlaces y comentarios anidados en ellas. Así, podrás realizar un reseteo completo de todas las celdas marcadas en lugar de tener que ir una por una.
  • Ajustar el tamaño de todas las columnas o líneas al tamaño de la celda: Para terminar, si deseas ajustar el tamaño deberás pulsar “Alt” junto con las teclas O o I. Así, lograrás para ajustar automáticamente el tamaño de todas las columnas o líneas al tamaño de la celda que hayas marcado como ejemplo.

Como habrás podido comprobar, Excel es una herramienta que esconde una gran serie de trucos y atajos muy útiles para incrementar tu productividad, ahorrar tiempo y elaborar documentos más completos y especializados.

fuente: http://www.ticbeat.com/lab/trucos-ocultos-de-excel-y-atajos-que-seguro-que-no-conoces

 

Qué leer… artículo en LN.com de A. Hatum

 

Qué leer para no ser un ignorante del management

PARA LA NACION

DOMINGO 11 DE DICIEMBRE DE 2016

Hace un par de meses me llamaron de una empresa y me reuní con su CEO. Una persona sorprendentemente joven. Al terminar la entrevista, me saluda y me dice: “Te doy este libro de regalo. A mí me inspiró. Tengo varios y siempre lo regalo”. Me tomé el tiempo de leerlo. Era cualquier cosa menos inspirador. Al mes de la reunión, le escribo para contarle mi percepción del libro y me dice: “Me despidieron”. Habiendo leído el texto inspirador de ese CEO, no me sorprendió que lo hubieran despedido.

Pero la anécdota me hizo reflexionar sobre los libros que ningún directivo puede dejar de leer. Menciono algunos, pero probablemente sean muchos más los que requieren lectura, inspiración y reflexión.

La Estrategia del Océano Azul, de Renée Mauborgne y W. Chan Kim, es uno de los últimos aportes creativos para entender los modelos estratégicos. Y es crítico para comprender cómo han hecho algunas compañías para crear nuevos escenarios competitivos en espacios existentes de mercado.

Michael Porter no puede ser dejado de lado, ya que con sus libros Estrategia Competitiva y Ventaja Competitiva cambió por mucho tiempo la forma de pensar en la estrategia, la competencia y los mercados. Sus tres estrategias genéricas -liderazgo en costos, diferenciación y segmentación, así como el modelo conocido como “Diamante de Porter”- son indispensables para comprender los movimientos de muchas empresas en el mercado.

Estrategias competitivas van acompañadas de innovación y creatividad. En este sentido, El Dilema del Innovador, de Clayton Christensen, hace referencia a las innovaciones disruptivas producto de las nuevas tecnologías y cómo estas dejan afuera a muchas empresas que no son capaces de adaptarse a los cambios.

El trabajo del futuro

A nivel de la organización, Lynda Gratton, con su libro Prepárate: El Futuro del Trabajo Está Aquí” (The Shift, en su versión inglesa), presenta los puntos oscuros y las posibilidades del trabajo en las organizaciones en un futuro no muy lejano. Gratton hace hincapié en que el trabajo del mañana estará moldeado por la fragmentación, el aislamiento y la exclusión; pero también generará colaboración y cocreación.

Patrick Lencioni, en su texto Las Cinco Disfunciones de un Equipo, permite a cualquier directivo meterse dentro de una novela de management para entender los problemas que acarrea el trabajo en equipo. Son cinco las disfuncionalidades que son encaradas en el libro y que sirven para las tareas del día a día en cualquier grupo de trabajo: la ausencia de confianza, el temor al conflicto, la falta de compromiso, la falta de responsabilidad y, finalmente, la poca atención a los resultados.

Cómo ser un mejor líder es una pregunta que todo ejecutivo (o aquel que quiera serlo) debería realizarse. La respuesta no es del todo fácil y hay muchísimo escrito al respecto. Teniendo en cuenta que además de conocimientos técnicos el líder debe contar con capacidad de gestionar recursos y de interrelación personal, el libro de Daniel Goleman La Inteligencia Emocional es un acercamiento a las virtudes personales y a las competencias más soft que los líderes deben cultivar.

En tanto, Warren Bennis y Peter Drucker delinearon la forma en que el líder debe trabajar y manejar su agenda. Bennis, en su libro Convertirse en Líder, establece las prioridades del trabajo del líder cuando dice que debe conocerse a sí mismo y a su entorno, aprender a trabajar con el cambio y lograr la confianza de sus seguidores.

En tanto, Drucker, en El Ejecutivo Efectivo, puntualiza que la agenda del líder debe tener en cuenta lo siguiente: saber en qué invertir el tiempo, entender cómo afecta al otro lo que uno hace, desarrollar fortalezas propias y de los colaboradores, establecer prioridades y, finalmente, sistematizar la toma de decisiones.

Si después de leer toda esta bibliografía siguen confundidos respecto de sus trabajos como líderes, les recomiendo Working Identities, de la autora Herminia Ibarra, un libro ideal para repensar la carrera directiva.

El autor es PhD y profesor de la Escuela de Negocios de la UTDT

La OPEP llega a un acuerdo histórico para limitar la producción

Publicado el Miércoles, 30 de Noviembre de 2016 | Por: Energía 16

Se trata del primer acuerdo de estas características alcanzado por el cártel desde el año 2008 y supondría reducir los niveles de suministro de los países miembros al mínimo plateado durante la reunión informal de Argelia el pasado mes de septiembre, tal y como demandaba Arabia Saudí.

Se trataría de un pacto histórico después de que las reuniones mantenidas desde la caída de los precios en 2014 hayan terminado sin alcanzar un acuerdo firme. Recordemos que hace un año, pese a los rumores iniciales, los principales productores de oro negro del mundo no lograron unificar posturas, debido sobre todo al antagonismo mantenido entre Arabia Saudí, antiguo “líder de opinión de la OPEP” su rival histórico Irán, que trata de recuperarse tras la vuelta en escena del comercio internacional después del levantamiento de las sanciones.

El mercado ha reaccionado de inmediato ante los rumores que ayudarían a estabilizar las cotizaciones y ha rebotado más de un 7%. Pasado el mediodía en Europa, la cotización del crudo ligero de Texas se disparaba hasta los 48,44 dólares por barril, mientras que el Brent londinense superaba la barrera de los 50 dólares, que se ha mantenido tras confirmarse la noticia.

Después de semanas de negociaciones, los 14 miembros del cártel, responsables de un tercio de la producción mundial, podrían haber suscrito el acuerdo preliminar fijado en septiembre en Argelia para limitar la producción a entre 32,5 y 33 millones de barriles diarios, frente a los actuales 33,64 millones.

El problema está en cómo se implementará esta reducción“, afirmaba este martes, el director de seguridad de la Agencia Internacional de la Energía, Keisuke Sadamori, en una entrevista mantenida en Madrid. “Es posible que la producción total se mantenga pero que muchos países miembro sigan aumentando su bombeo”.

A este respecto los tres mayores productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Arabia Saudí, Irak e Irán) podrían haber resuelto las diferencias sobre el reparto de recortes. En concreto, parece que los sauditas aceptaron que Irán, como un caso especial, puede elevar la producción a unos 3,9 millones de barriles diarios. También es probable que el acuerdo incluya una reducción adicional de alrededor de 600.000 barriles diarios por países no pertenecientes a la OPEP, según confirmaba el  presidente del cártel y ministro de Energía de Qatar, Mohammed Al-Sada en la rueda de prensa posterior al encuentro.

La OPEP acordó bajar la producción y el petróleo se disparó casi 6% a u$s 48

 

Fuente Cronista Comercial:

 

Reducirán el bombeo casi un millón de barriles diarios, a 32,5 millones. Es la primera vez que pactan una caída desde 2008. Pedirán apoyo a otros países como Rusia

La OPEP acordó bajar la producción y el petróleo se disparó casi 6% a u$s 48

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó ayer reducir la producción por primera vez desde 2008, luego de que Arabia Saudita, su miembro más importante, suavizara su postura frente a su rival Irán y por la creciente presión que imponen los bajos precios del crudo. Es también el primer pacto de esta naturaleza desde que se hundiera el mercado petrolero hace dos años por el exceso de suministro.

“La OPEP llegó a una decisión excepcional hoy. Tras dos años y medio, la OPEP arribó a un consenso para gestionar el mercado”, dijo el ministro de Energía de Irán, Bijan Zanganeh, a la agencia Snana. Dos fuentes de la OPEP afirmaron a Reuters que el grupo reducirá su bombeo a 32,5 millones de barriles por día, ante los 33,24 millones que produce actualmente.

Los productores tendrán que acordar los niveles de bombeo de cada país en la próxima reunión formal de la organización el 30 de noviembre en Viena, cuando además podrían invitar a las naciones ajenas al grupo, como Rusia, a sumarse a los recortes. Buscarán apoyos para reducir la sobreabundancia global de crudo.

Los precios del petróleo subieron casi 6%, por encima de los u$s 48 por barril tras conocerse el resultado del encuentro en Argelia, que sorprendió a los operadores. “No sabemos aún quién va a producir cuánto. Quiero oír de la boca del ministro de Petróleo de Irán que no van a volver a los niveles previos a las sanciones. En lo que se refiere a los sauditas, va en contra de todo lo que estuvieron diciendo”, planteó Jeff Quigley, director de mercados energéticos de Stratas Advisors.

El ministro de Energía saudita, Khalid al-Falih, había dicho el martes que Irán, Nigeria y Libia podrían producir “en niveles máximos que tengan sentido” al referirse a cualquier límite de producción que podría acordarse en noviembre. Lo que representó un cambio en la estrategia de Riad, que previamente afirmaba que reduciría el bombeo sólo si todos los productores dentro y fuera de la OPEP lo hacían. Irán, a su vez, argumentó que debería quedar exento de los límites mientras su bombeo se recupera tras levantarse las sanciones de la Unión Europea.

Las economías saudita e iraní dependen fuertemente del petróleo, pero en el escenario pos-sanciones Teherán enfrenta una menor presión por la caída de 50% en los precios del crudo desde 2014. Riad afronta el segundo año de un déficit presupuestario récord y debió bajar los salarios públicos.

Fuente: Reuters

 

Y la notas de Reuters originales

http://www.reuters.com/article/us-global-markets-idUSKCN11Z01H

http://www.reuters.com/article/us-opec-meeting-idUSKCN11Y18K

http://www.reuters.com/article/us-global-oil-idUSKCN11Z02J